Porque no todas podemos ser la chica del vestido rojo…

11 Ene

Hibernando en la cama.

Suena.

Pospongo.

Suena.

Me duermo.

Me levanto miro el reloj.

Pienso en llorar por lo que no he estudiado o volver a hibernar.

Ninguna de las dos, ese rico aroma a comida despierta a cualquiera y más si se tiene hambre.

Cojo el café recién preparado con dos de sacarina (hay que mantener la linea, por favó) y me meto en facebook. 8 personas seguidas compartiendo la misma entrada de un blog. El famoso cajón de gatsby pienso. Ese blog en el que te hace sentir que realmente en algún lugar hay un tío que piensa eso de ti. O que lo ha pensado, o lo llegaran a pensar.

Necias todas, o la mayoría porque por cada gatsby hay ocho millones de daddy yankees.  Con esto me refiero a que no esperéis que se os acerque un camarero, os mire a los ojos y en ese preciso instante os deis cuenta de que estáis delante de vuestra alma gemela. Lo que notáis en la mirada del camarero no es más que “serás todo lo profunda que quieras, pero aquí me pagas que hay crisis”.

Lo curioso del caso es que todos albergamos esa esperanza. La de encontrar a nuestro gatsby, pero realmente solo nos movemos al son de los danza kuduro, por lo que nos restringimos a un publico donde realmente lo único profundo que importa es la capacidad y facilidad de apertura de ciertos orificios. Y no os equivoquéis, se que el sexo es excitante, placentero y desestresante (siempre que se hayan tomado precauciones), pero más es hacer el amor. Porque no hay mejor sensación que la de estar tumbado frente a una persona, donde al miraros a los ojos os veis reflejados. Esa sensación en la que te sientes vulnerable, porque tu amor hacia esa persona es tan incondicional que no necesitas más que una media sonrisa y un beso en la nariz, para seguir adelante.

Tras pensar en algunos arboles ya caídos y enterrados, me enciendo un cigarro, casi como si fuese el de después.  Y pienso. Luego dejo de hacerlo porque no merece la pena, intentar recomponer lo que ya está roto. Y hago clic. Leo. Me suena. Apago el cigarro. Si lo es, mi blog.

9000 visitas en un día. Trago. Me rió.  Aprovecho para daros las gracias. Y continuo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: